México: 2 años de la desaparición de los 43 de Iguala sin que se haya cerrado la investigación

Hace dos años, el 26 de septiembre de 2014, 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, en el municipio de Iguala, en el sureño estado mexicano de Guerrero, desaparecieron sin dejar rastro.

Para este lunes se han planificado varias acciones en México y en otros lugares del mundo, incluyendo marchas, lecturas, proyecciones de películas y mítines.

Según la versión oficial del caso, los jóvenes fueron detenidos por policías corruptos de Iguala y entregados a miembros del cártel Guerreros Unidos, quienes los asesinaron y quemaron en el basurero de la localidad aledaña de Cocula. Pero los familiares cuestionan esta versión, que se basa sólo en el hallazgo de un único hueso.

Además, según organismos internacionales y expertos forenses que colaboraron en el caso, la investigación estuvo plagada de irregularidades.

lista_desaparecidos_iguala_interior

Hace sólo unos días, la Procuraduría General de la República (Fiscalía) admitió la presencia de policías de la localidad cercana de Huitzuco en el lugar y la noche de los hechos, tal y como reveló meses atrás una investigación propia de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Donde desde hace días ya se recuerda a los «43 de Ayotzinapa» es en su escuela, la Escuela Normal Rural»Raúl Isidro Burgos». Pancartas gigantes y 43 sillas vacías dispuestas en la cancha de baloncesto recuerdan a los desaparecidos.

El director, José Luis Hernández, explica que los alumnos de esta escuela para maestros rurales, ubicada en una antigua hacienda, se han recuperado del golpe pero no olvidan la tragedia.

«A veces la gente no se repone de los golpes y pierde la perspectiva. Pero ellos, con esa fuerza que tienen, han podido salir adelante y la escuela sigue aquí, adelante», ha declarado a Efe.

normalistas-iguala-mexico

En la institución, que sigue un modelo creado tras la Revolución Mexicana a principios del siglo XX, estudian alrededor de 450 alumnos que, además de las asignaturas habituales, reciben formación política y han de participar en acciones.

“Cada marcha la hacemos de corazón, nos vamos a las actividades porque sabemos que nuestros compañeros, si estuvieran en nuestro lugar, también harían lo mismo“

«Cada marcha la hacemos de corazón, nos vamos a las actividades porque sabemos que nuestros compañeros, si estuvieran en nuestro lugar, también harían lo mismo», asegura uno de los alumnos, quien recuerda que sus padres y los de sus compañeros a menudo «sienten miedo» por tener hijos en la Normal, pero también los respaldan.

Sonia Vasquez

Apasionada de la moda, escribo sobre diversos temas de actualidad, farándula, y politica internacional.

¿Quieres comentar esta noticia?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.