Muertos y graves disturbios en la entrada de la ayuda humanitaria a Venezuela

Una Jornada en que Guaidó en la crisis Venezolana había marcado para la entrada de la ayuda humanitaria.

La respuesta del régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, donde se reprimió con dureza a los manifestantes frente al cordón policial así como a la caravana, tuvo como escenario graves disturbios, varios muertos y la quema de algunos de esos camiones que transportaban la ayuda internacional humanitaria, por lo menos 23 militares o policías bolivarianos desertaron, huyendo del chavismo.

Guaidó anunciaba al medio día de ayer que el primer cargamento de ayuda humanitaria entraba en Venezuela por la frontera con Brasil y al mismo tiempo se empezaban a producir las primeras deserciones de las fuerzas de Maduro con destino a Colombia, donde Guaidó los fue recibiendo y reconfortando, igualmente a esa misma hora empezaban los disturbios, las fuerzas gubernamentales de Venezuela dispararon y lanzaron gases lacrimógenos contra los manifestantes que pretendían cruzar la frontera y permitir que los camiones de la ayuda humanitaria, entraran a Venezuela.

Estos camiones contenían más de 600 toneladas de alimentos, con kits de higiene y medicamentos, pero las fuerzas bolivarianas las bloquearon y paramilitares les prendieron fuego, por lo menos tres de los camiones ardían en llamas pese a que los manifestantes intentaron salvar parte del contenido. Para Juan Guaidó, estos hechos constituyen un crimen de lesa humanidad, el Parlamento venezolano, controlado por Guaidó, denunció la muerte de cuatro personas por heridas de bala en la frontera entre Venezuela y Brasil y el número de heridos asciende a más de 20, cinco de ellos muy graves que se suman a un muerto y al menos 285 heridos producidos en enfrentamientos en San Antonio de Táchira, en la frontera colombo venezolana, el Gobierno de Colombia confirmaba que al menos 23 personas, entre policías y militares, habían decidido abandonar sus puestos y cruzar la frontera con el país cafetero para ponerse de lado de Juan Guaidó y escapar del régimen del dictador Nicolás Maduro.

Foto: EFE/ Deibison Torrado

Juan Guaidó expresaba en todo momento que no considera desertores a estas unidades de las fuerzas de seguridad y afirmó que hacían un servicio a su patria, no obstante a ello en la ciudad de Caracas, Nicolás Maduro afirmaba sentirse más fuerte que nunca, en un pronunciamiento desde Caracas, anunció la ruptura total de relaciones con el hermano país de Colombia y dio un plazo de 24 horas a los diplomáticos Colombianos que se encuentran en Venezuela para abandonar el país. Maduro mostró algunos síntomas de debilidad, suspendió el concierto de grupos afines al régimen que estaba previsto que se desarrollara en la localidad fronteriza con Colombia de Ureña, aludió a la posibilidad de que algo malo le suceda, pidió a los militares y a las milicias y a sus seguidores salir en unión cívico-militar.

Las imagen muy dolorosas de los camiones quemándose con la ayuda humanitaria que portaban y la brutal represión contra los miles de voluntarios que acompañaban las caravanas, el rompimiento de las relaciones diplomáticas entre Caracas y Bogotá y la deserción de efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana y la Policía marcaron la histórica jornada de ayer sábado en la que el presidente encargado del país vecino, Juan Guaidó, no logró hacer ingresar la ayuda humanitaria y salvar la vida de unos 3,2 millones de venezolanos. Al finalizar la tarde de ayer, el régimen de Nicolás Maduro lograba resistir por lo menos de momento, la presión de cientos de miles de Venezolanos en la frontera que no logró fracturar la unidad de la fuerza armada Venezolana.

Jorge Eduardo Vega

Jorge Eduardo Vega - Comunicador Social - Periodista - con Tarjeta Profesional expedida por el Ministerio de Educación nacional de Colombia. Doctorado en la Universidad de la Florida USA en audiovisuales.

¿Quieres comentar esta noticia?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.