Proyecto de tecnología para la educación y la paz en Colombia

Nómada es el nombre del proyecto que busca cerrar las brechas digitales en las regiones afectadas por el conflicto armado.

“Hola, somos Lorena, Jefferson y Angy, y hoy vamos a hablar de la construcción de paz”, así comienza  el primer video de tres niños de un colegio de las afueras de Florencia  en el Departamento del Caquetá en Colombia, que están cansados de la violencia en su territorio. Hasta hace una semana, los Paztubers, como los llaman sus profesores y sus compañeros, no habían tenido un contacto real con la tecnología, no sabían cómo grabar imágenes con una tableta y no pensaban que sus rostros y sus voces aparecerían con facilidad en televisión y en internet.

La actividad, con la que los pequeños alumnos buscan olvidar las tardes de miedo y empezar a construir un futuro de reconciliación para su comunidad, se replicará en los colegios rurales de cinco municipios de Caquetá, afectados casi hasta la destrucción por el conflicto armado. La escritura del guion, la producción del video y el proceso de edición son algunas de las metodologías incluidas en el proyecto Nómada, una alianza entre Samsung Colombia y la Agencia para la Reincorporación y Normalización (ARN), presentado la semana pasada en la capital de ese departamento.

El objetivo es continuar las experiencias de aprendizaje que durante 2016 vivieron los habitantes de Puerto Boyacá, Gámeza y Monguí, en Boyacá; Rincón del Mar y Santa Cruz del Islote, en Sucre; Codazzi y San Diego, en Cesar; Sotará, Quintana y Caldono, en Cauca, y Cucunubá, en Cundinamarca. De acuerdo con César Muñoz, gerente de ciudadanía corporativa de Samsung, el objetivo del programa es que los niños y los jóvenes que están en los lugares más recónditos del país puedan estudiar y aprender usando tecnología de punta.

Cada comunidad educativa utiliza un maletín interactivo que contiene un televisor de 32 pulgadas, 11 tabletas Galaxy de ocho pulgadas, seis baterías, mobiliario para hacer las clases al aire libre, un kit de realidad virtual y una serie de dinámicas diseñadas para aprender jugando. El proyecto Nómada viajará durante un año por las veredas de El Doncello, Cartagena del Chairá, Montañita y Belén de los Andaquíes, antiguos bastiones de la guerrilla de Farc.

“Queremos usar nuevas metodologías para que los niños que han sufrido las distintas formas de violencia aprendan y se apropien de conceptos como reintegración, convivencia, reconciliación, confianza y prevención del reclutamiento forzado”, sostuvo Hugo Rincón, líder del Grupo Territorial Caquetá de la ARN. El propósito en este departamento es mostrar que la tecnología puede funcionar sin conectividad y que es posible transformar la manera convencional de enseñar que aplican los profesores en las regiones.

A la inauguración del proyecto asistieron el alcalde de Florencia, Andrés Mauricio Perdomo; el gobernador de Caquetá, Álvaro Pacheco, y el ministro de Tecnologías de la Información y la Comunicación, David Luna, quien celebró la llegada de Nómada al departamento y se comprometió a apoyar la iniciativa para que llegue a otras zonas del sur del país. Además, Luna inauguró un laboratorio de emprendimiento y entrenamiento digital, ubicado en la sede de Florencia de la Universidad de la Amazonia. Este nuevo espacio, que permitirá que los estudiantes diseñen y produzcan videojuegos, animaciones, aplicaciones y eBooks, tiene tres laboratorios: uno de imagen, con equipos de última tecnología para producir contenidos audiovisuales; otro de capacitación, y uno de desarrollo de aplicaciones y contenidos. De acuerdo con el mintic, la inversión en este espacio fue de $1.100 millones.

Según César Muñoz, la llegada de Nómada al departamento de Caquetá es una oportunidad para que niños y jóvenes alcen la mirada, amplíen sus perspectivas y descubran otras formas de desarrollo personal y comunitario que no tienen nada que ver con la violencia. En estos últimos años, la compañía surcoreana ha realizado alianzas con entidades públicas y privadas en distintas regiones del país para promover la educación a través de la tecnología. “En las comunas de Medellín, por ejemplo, estamos trabajando con EPM para que los jóvenes de los barrios marginados mejoren sus habilidades en lectoescritura, aprendan la importancia de cuidar el medioambiente y sean conscientes de los riesgos del alcohol y la drogadicción”, aseguró Muñoz. Este tipo de trabajo se repite en el barrio Nelson Mandela, en Cartagena. “Con la ONG Plan Internacional estamos trabajando con niños en condición de vulnerabilidad, víctimas de violencia intrafamiliar, de abuso e incluso de prostitución y trata de personas. Queremos usar las tabletas y los kits de realidad virtual como una excusa para hablar de igualdad de género, participación ciudadana y protección de derechos”.

Jorge Eduardo Vega

Jorge Eduardo Vega - Comunicador Social - Periodista - con Tarjeta Profesional expedida por el Ministerio de Educación nacional de Colombia. Doctorado en la Universidad de la Florida USA en audiovisuales.

¿Quieres comentar esta noticia?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.