Assange lleva su lucha legal hasta el Tribunal Supremo de Suecia

Julian-AssangeJulian Assange ha decidido llevar su batalla legal hasta el Tribunal Supremo de Suecia. El fundador de WikiLeaks, confinado en la embajada de Ecuador en Londres para evitar su extradición ante la denuncia por violación y abusos sexuales de dos mujeres, ha alegado que las «severas limitaciones» a su libertad son «irrazonables y desproporcionadas».

En noviembre pasado, el tribunal de apelación de Estocolmo concluyó que su encierro en la embajada ecuatoriana, donde solicitó asilo político desde junio de 2012, es «voluntario» y que corre la orden de detención que no puede ser levantada ante el riesgo de que pueda eludir su cita con la Justicia.

El propio Assange ha emplazado a la fiscal del caso, Marianne Ny, a que viaje a Londres para tomarle declaración en la propia embajada. La acusación ha declinado sin embargo la «oferta» del fundador de WikiLeaks, pese a la disposición a favor del Foreign Office, que se mostró dispuesto a facilitar el interrogatorio en la capital británica.

embajada-de-ecuador
La embajada de Ecuador en Londres, fuertemente custodiada por la policía desde hace 2 años

Las autoridades británicas han decidido mientras revisar el riguroso dispositivo de vigilancia ante la sede diplomática ecuatoriana en el barrio de Knightbridge, que ha costado hasta la fecha casi 20 millones de libras (unos 26 millones de euros). Scotland Yard ha reiterado sin embargo que el edificio seguirá vigilado 24 horas al día y siete días a la semana.

Hace unas semanas, en el marco de Naciones Unidas, Suecia aceptó una proposición de Ecuador requiriendo una toma de medidas para «limitar el tiempo de detención o de privación de libertad sin cargos». Assange, que lleva dos años y medio sin pisar la calle, asegura que su encierro en la embajada ecuatoriana para evitar la extradición equivale a la «privación de libertad» bajo el artículo 5 de la convención europea de derechos humanos.

Según los expertos legales, su decisión de llevar el caso ante el Tribunal Supremo de Suecia servirá en cualquier caso para dilatar el proceso varios meses. El presidente del tribunal, Stefan Lindskog, fue criticado hace unos meses por pronunciarse abiertamente sobre el tema. Lindskog dijo sin ambages que el caso Assange era «un lío» e hizo un llamamiento a las partes para «resolverlo de un modo práctico».

Diana Cañon

Estudiante de Psicología Universidad El Bosque.