domingo, abril 21, 2024
Crisis inmigración en Europa

Hungría blinda su frontera con Serbia con hasta 4.000 soldados

El Ejército húngaro ha iniciado maniobras para estar preparado para un posible despliegue para reforzar el blindaje del paso de inmigrantes en su frontera con Serbia. «Si el Ejército va a ser movilizado en la defensa de la frontera, solo podrá hacerlo con soldados preparados», ha declarado el jefe del Estado Mayor, Tibor Benkö, según informan los medios húngaros.

El Gobierno húngaro presentó hace dos semanas un proyecto de ley que prevé la movilización del Ejército para apoyar a la Policía en la defensa de la frontera. Esta legislación debe ser aún aprobada por el Parlamento, aunque se espera que salga adelante sin problemas gracias a la amplia mayoría con la que cuenta el conservador Fidesz, el partido del Gobierno, que cuenta en este tema además con el apoyo del ultraderechista Jobbik.

El ministro de Defensa, István Simicskó, que asumió ayer su cargo tras la reciente dimisión de su antecesor, ha asegurado que pronto se reforzará la vigilancia de la frontera con hasta 4.000 militares. «Enviaremos 3.000 o 4.000 soldados a la frontera, incluyendo reservistas», adelantó Simicsko ante la comisión de Defensa del Parlamento húngaro.

HUNGRIA-INMIGRACION

Hungría ha levantado una alambrada a lo largo de 175 kilómetros de frontera con Serbia y está construyendo una segunda barrera más alta y robusta. Además, se espera que el día 15 entre en vigor una legislación que prevé penas de cárcel para quien llegue ilegalmente al país.

En lo que va de año, unas 170.000 personas, la mayoría refugiados de zonas en conflicto en Oriente Medio, han entrado en Hungría. La inmensa mayoría desea cruzar cuanto ante el país y seguir camino hacia Austria y luego Alemania, el destino final deseado para casi todos. Mientras, las autoridades interceptaron ayer a 3.321 refugiados que entraron en el país, lo que significa un nuevo récord, informó hoy la policía húngara.

14417217755718MgPIGc00vr7_L

En el punto de reunión de Röszke, junto a la frontera con Serbia, centenares de refugiados han vuelto a pasar la noche en tiendas y al raso. Las malas condiciones de acogida, las largas esperas antes de poder seguir camino de Alemania y el miedo a que ser identificado en Hungría dificulte ese viaje, ha provocado ya en los últimos días varios intentos de fuga de ese centro de reunión para dirigirse directamente a Budapest y desde allí a Austria. En la estación Keleti de Budapest los refugiados siguen subiendo a los trenes que parten hacia Austria, Alemania o hasta la frontera austríaca, para cruzarla luego a pie.

Karlos García

Karlos García es ingeniero en Grupo VegaMedia, y en sus ratos libres escribe disertaciones sobre tecnología e internet. Por eso siempre está en la nube.

¿Quieres comentar esta noticia?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.