El 95% de los cajeros automáticos aún siguen usando Windows XP

windows_xpUn 95% de los cajeros de todo el mundo aún funcionan bajo Windows XP, una situación que deberá empezar a cambiar después del 8 de abril, ya que Microsoft ha decidido finalizar el soporte para dicho sistema operativo, remitiendo a partir de esta fecha las actualizaciones de seguridad oficiales.

La multinacional Microsoft tiene tomada la decisión y no parece haber posibilidades de aplazar la fecha. Los de Redmond han salido al paso tras los rumores que hablaban de un posible retraso para confirmar que el 8 de abril sigue siendo el día marcado para finalizar el soporte oficial de Windows XP. Se acabarán las actualizaciones de seguridad para un sistema operativo que sigue siendo el segundo más utilizado en todo el mundo.

Entre los sistemas que aún utilizan Windows XP se encuentran el 95% de los cajeros de todo el mundo. A partir del 8 de abrir, los encargados del mantenimiento de estas máquinas deberán empezar a cambiar el software que las domina, ya que se espera que la versión especial que utilizan, Windows XP Embedded también deje de tener soporte aproximadamente un año y medio después.

Todavía hay margen pero mucho es el trabajo que hay por delante. Clásicamente, los propietarios de cajeros automáticos, en su mayoría entidades bancarias, tienden a descuidar su mantenimiento, utilizando hardware y software obsoleto o poco apropiado. Numerosos problemas se han sucedido como consecuencia de esta mala práctica.

Hace un tiempo, conocíamos la existencia de un malware capaz de capturar datos y códigos PIN durante las transacciones aprovechando debilidades de Windows XP para realizar la intrusión. Otra técnica, más “sencilla” aún consistía en apartar parte de la estructura exterior del cajero, accediendo así a un puerto USB no visible, y conectar un pendrive “booteable” con un software maligno que reescribe el registro antiguo del sistema, permitiendo a los atacantes retirar grandes cantidades de dinero. Además, son conocidos los fallos de estas máquinas en las que saltan ventanas alertando de problemas para realizar las operaciones.

Los propietarios deberán actualizar sus cajeros para evitar que los problemas de este tipo vayan in crescendo. Incluso, hablan que muchos de ellos podrían ser retirados directamente y desechados como chatarra, ya que el coste que supone este proceso es mucho mayor. La inversión será grande pero también necesaria. Habrá que esperar que utilicen los mecanismos adecuados prevenir futuros contratiempos.

Karlos García

Karlos García es ingeniero en Grupo VegaMedia, y en sus ratos libres escribe disertaciones sobre tecnología e internet. Por eso siempre está en la nube.

¿Quieres comentar esta noticia?