Empeora la salud del monarca español,el rey Juan Carlos I

reyjuancaMal aspecto ofrecía Su Majestad D. Juan Carlos durante el acto de apertura del Año Judicial en la península española, tan mal aspecto, tanto físico como psicológico, que ha hecho sonar las alarmas. Don Juan Carlos exhibió a lo largo de la ceremonia una imagen algo desmejorada, con escasa movilidad y rostro grisáceo, y en una actitud -conocido por personas de confianza- demasiado retraída para su forma de ser normal. Incluso trastavilló palabras, y cometió algún que otro error, del que fué auxiliado por uno de los ministros.

Fuentes próximas a la familia real español, de máxima confianza, han señalado estos últimos días que el equipo médico que trabaja con el Rey se muestra algo inquieto por la lentitud con que está evolucionando de la rehabilitación, que se ha ralentizado, hasta casi haberse estancado. Pese a las cuatro intensas horas de ejercicios que dedica prácticamente cada día Don Juan Carlos con objeto de reactivar sus extremidades inferiores, no se advierten los progresos deseados.

Días atrás, durante la audiencia concedida a la nueva presidenta de la Junta de Andalucía de España, Dª Susana Díaz, don Juan Carlos posó para las fotografías apoyado tan sólo en una muleta. Tenía el semblante serio y la espalda y las piernas algo más rígidas de lo habitual.

El lunes, sin embargo, los asistentes a la ceremonia de apertura del Año Judicial comentaban con cierta inquietud el aspecto que mostraba el Rey. Se le observó lento de movimientos, gesto sombrío, muy poco comunicativo, apenas algunas sonrisas de cortesía y una mirada como abstraída y distante. Alguno de los invitados comentaron esta circunstancia con cierta sorpresa puesto que se daba por hecho que la recuperación de Don Juan Carlos marchaba sin contratiempos.

El Monarca tuvo que escuchar, en ese acto, referencias directas por parte del fiscal general del Estado contra la corrupción, en términos muy duros y sin circunloquios, momento en el que el Rey mantuvo la expresión muy severa y algo contrariada. Era un pasaje inevitable, esperado, pero todas las miradas en ese momento se dirigieron hacia la presidencia de la Mesa. El escándalo del caso Urdangarin está demasiado presente en la sociedad española.

Tras la intervención quirúrgica del pasado marzo en la clínica privada La Milagrosa de la capital española, el cirujano que llevó a cabo la operación declaró que el paciente estaría entre dos y seis meses de baja. Se trataba de atacar una hernia aparecida en la zona lumbar de la columna, que afectaba a dos segmentos y que ejercía presión sobre la médula espinal o raíces nerviosas. El caso no revestía inicialmente demasiada gravedad ya que es una dolencia habitual en personas mayores de 65 años y que produce dolor y adormecimiento en las piernas. Era la cuarta vez en la que Don Juan Carlos pasaba por el quirófano en diez meses.

Sin embargo, la preocupación en el cuadro médico que asiste a Don Juan Carlos ha sustituido a la tranquilidad y la confianza de hace un mes. Es posible que se trate tan sólo de un período pasajero y que la recuperación retorne a su ritmo habitual próximamente. Mientras tanto, la agenda de la Zarzuela tiene programadas varias citas importantes del Rey en fechas no lejanas. La más importante, la cumbre iberoamericana, para mediados de octubre, que obliga a un desplazamiento a Panamá. De momento, nadie ha hablado de modificar el calendario previsto a la espera del discurrir de los acontecimientos.

Karlos García

Karlos García es ingeniero en Grupo VegaMedia, y en sus ratos libres escribe disertaciones sobre tecnología e internet. Por eso siempre está en la nube.

¿Quieres comentar esta noticia?