USA hacia la militarización de la policía local

policia_usa_militarizacion_001Una nueva investigación reveló esta semana que cada año, el Departamento de Defensa transfiere miles de equipos y armamentos diseñados para el combate en el campo de batalla a las fuerzas de seguridad locales. Se trata de un paulatino proceso de militarización de la policía -enmarcado en el fin de la “larga temporada de guerra”-, principalmente en los estados fronterizos. A partir de esto, los departamentos de policía mantienen la mayor potencia de fuego y equipamiento militar de la historia, una tendencia contraria a la disminución de los índices de delincuencia.

policia_usa_militarizacion_004El periódico estadounidense The New York Times informó a comienzos de esta semana que desde el Departamento de Defensa, se distribuyen anualmente equipos militares valuados en millones de dólares a las policías locales por toda la nación, inclusive en zonas de bajo índice de delito. En el marco de los que el presidente Barack Obama denominó como el fin de la “larga temporada de guerra”, las antiguas herramientas de combate del ejército consideradas como “excedente” pasan a la policía, destaca el periódico.

policia_usa_militarizacion_009Según datos del Pentágono, durante el Gobierno de Obama los departamentos de policía recibieron más de 90 mil ametralladoras, 180 mil cargadores de municiones, 40 mil dispositivos de visión nocturna, 500 aeronaves, 400 vehículos resistentes a las minas y otros 400 vehículos blindados -ambos tipos de vehículos diseñados para los campos de batalla en Irak y Afganistán-. A partir de esto, es frecuente ver miles de despliegues al año de unidades de élite SWAT en operaciones de rutina.

Se trata de un paulatino proceso de militarización de las fuerzas de seguridad locales, principalmente en los estados fronterizos, California, Arizona, Nuevo México y Texas, así como en el resto de los estados sureños, Oklahoma, Louisiana, Alabama, Florida, Carolina del Norte y Carolina del Sur y en grandes centros urbanos como Washington y Nueva York.

policia_usa_militarizacion_001En la década del ’90, el Congreso creó el programa de transferencia militar bajo el argumento de un aumento del índice de criminalidad y la “lucha contra el narcotráfico”. Sin embargo en la actualidad -según precisa el periódico- los índices de delito han disminuido considerablemente en la última década, al igual que el número de ataques terroristas en el país en los últimos 50 y 60 años. Pese a dicha tendencia, los departamentos de policía mantienen la mayor potencia de fuego y equipamiento militar de la historia.

De acuerdo al diario, desde el 2006, en seis estados las fuerzas de seguridad han recibido cargadores que llevan 100 rondas de municiones M-16, aumentando hasta tres veces la capacidad de disparo; 22 estados obtuvieron equipos para detectar minas enterradas; en 38 estados la policía recibió silenciadores que los soldados utilizan para amortiguar los disparos durante las incursiones y ataques de francotiradores.

policia_usa_militarizacion_002Dicha tendencia a la militarización de las fuerzas de seguridad locales fue revelada el año pasado a partir de una investigación de la agencia estadounidense AP. A partir de esta salió a la luz que bajo el programa del Departamento de Defensa, “una parte desproporcionada” de la propiedad del Pentágono -valuada en 4 mil 200 millones de dólares- fue “entregada a la policía en zonas rurales con pocos oficiales y escasa delincuencia”.

Karlos García

Karlos García es ingeniero en Grupo VegaMedia, y en sus ratos libres escribe disertaciones sobre tecnología e internet. Por eso siempre está en la nube.

¿Quieres comentar esta noticia?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.