viernes, julio 12, 2024
DestacadoEEUUInternacional

Un muerto en una operación policial contra una milicia armada en un parque natural de Oregón

Una persona murió este miércoles en una operación policial contra una milicia armada que había ocupado instalaciones del Gobierno en un parque natural del estado de Oregón (oeste de EE UU). Sus cabecillas y varios miembros más fueron detenidos.

La Policía estatal de Oregón y la Oficina Federal de Investigación (FBI) informaron de la muerte de una de las personas a las que se iba a proceder a detener. Otras seis personas, entre ellas los cabecillas de la milicia, fueron arrestadas, cinco en la misma operación en la carretera y la sexta en la localidad de Burns. A los seis se les acusa de «conspiración para obstruir la labor de los agentes federales».

Estas milicias armadas modernas, de corte ultraconservador y antisistema, justifican su existencia en el texto de la Segunda Enmienda de la Constitución que habla de una «milicia bien regulada» y el derecho a portar armas, aunque en un contexto de finales de siglo XVIII.

En la operación en la que falleció uno de los sospechosos, las autoridades obligaron a detenerse al vehículo en el que viajaban los miembros de la milicia, ante lo cual se registró un tiroteo, pero por el momento se desconoce quién fue el primero en disparar.

El pasado 2 de enero, los milicianos armados tomaron un edificio de la reserva natural de Malheur como parte de una protesta surgida en la cercana localidad de Burns en apoyo a dos rancheros condenados por realizar quemas en un terreno rural del Gobierno sin permiso.

Desde entonces, se les han unido otras personas provenientes de todo el país, y los amotinados han organizado varios encuentros con la población local para defender su posición y lanzar proclamas contra lo que consideran los abusos y el autoritarismo del Gobierno federal estadounidense.

Al frente de los amotinados se encontraban los hermanos Ammon y Ryan Mundy, hijos del ranchero de Nevada Cliven Bundy, conocido por llevar años desafiando al Gobierno al negarse a pagar por que sus reses pasten en terrenos federales. Ambos hermanos fueron detenidos en la operación y Ryan resultó herido aunque de poca gravedad.

El desencadenante de la protesta fue la condena contra dos rancheros de Oregón, Dwight Hammond y su hijo Steve, por haber hecho quemas no autorizadas en terreno federal en 2001 y 2006.

En un principio, los Hammond fueron condenados a tres meses de prisión el padre y a un año el hijo, penas que cumplieron, pero en octubre pasado un tribunal de apelaciones consideró que el castigo era demasiado clemente y lo aumentó en cerca de cuatro años más cada uno, ya que las leyes federales castigan el incendio provocado con al menos cinco años de prisión.

Los Hammond defienden que prendieron los fuegos en su propiedad para evitar la penetración de plantas invasoras, pero la versión del Gobierno en el juicio fue muy diferente: se dedicaban a la caza furtiva y otras actividades ilegales y provocaron los incendios para borrar pruebas.

Fuente: 20Minutos.es (CC)

Diana Cañon

Estudiante de Psicología Universidad El Bosque.

¿Quieres comentar esta noticia?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.