La Agencia Espacial Europea lanza el último carguero espacial con suministros para la Estación Internacional

georges-lemaitre-spaceEl carguero Georges Lemaître, quinto y último vehículo automatizado de transferencia de la Agencia Espacial Europea (ESA), partió hoy hacia la Estación Espacial Internacional (ISS) a bordo de un lanzador Ariane 5 que despegó de la base de Kurú, en la Guayana Francesa. El ATV-5, cuyo lanzamiento se produjo a la hora prevista (01.48, hora peninsular española ), transporta unas 6,6 toneladas de suministro para la Estación, con lo que, según ha anunciado la ESA, bate de nuevo el récord de la carga más pesada lanzada por un Ariane. El proceso de carga se completó para el 23 de julio, un día antes de una primera fecha prevista de despegue, que tuvo que aplazarse para llevar a cabo «verificaciones complementarias en el sistema de lanzamiento».

Igual que sus predecesores, el Georges Lemaître lleva a bordo todo tipo de suministros para la Estación y sus tripulantes, tanto de la ESA como de otras agencias que participan en la Estación, y que en total suponen una carga total de 6,6 toneladas, de las que 2.682 kilos se corresponden a lo que la agencia denomina ‘carga seca’. Esta incluye comida, piezas de repuesto para la EEI, materiales para experimentos científicos y nuevos experimentos, suministros como ropa e ítems de aseo, etc.

LanzamientoCoheteESAEn cuanto al resto de la carga, 2.118 kilos son de combustible que el ATV-5 usará encendiendo sus propios motores para subir la órbita de la Estación, algo que hay que hacer periódicamente porque el rozamiento con los restos de atmósfera que hay aún a 400 kilómetros de altitud hace que la órbita de la EEI pierda entre 1 y 2 kilómetros de altura por mes, lo que la llevaría a su destrucción en la atmósfera de no contrarrestar este efecto; otros 860 kilos de combustible serán transferidos a los depósitos de la Estación para los motores de esta.

843 kilos de las 6,6 toneladas son de agua para los tripulantes, 33,33 lo son de aire, y 66,67 de oxígeno. Puede parecer curioso llevar aire y oxígeno por separado a la Estación cuando el primero contiene al segundo, pero a veces es necesario soltar solo oxígeno en la atmósfera de la EEI para aumentar la presión relativa de este frente a la de otros gases.

Una vez atracado en la Estación, algo que los ATV hacen de forma automática, los tripulantes de esta se encargarán de ir retirando de su interior la cara que lleva y de sustituirla por ítems de desecho que se destruirán con el Georges Lemaître cuando al final de su misión este se desintegre en la atmósfera mediante una reentrada controlada.

Esta reentrada, prevista para el 3 de octubre de 2014, será grabada, por cierto, desde el interior de la nave con la Break Up Camera, una cámara diseñada especialmente para esto.

Una nueva vida

European Space Agency news conferenceEl Georges Lemaître es el último de los ATV que está previsto construir, pero la herencia de estos seguirá presente en el módulo de servicio de la Multi-Purpose Crew Vehicle, el Vehículo para Tripulaciones de Propósito Múltiple, la próxima nave tripulada de la NASA, que será diseñado y construido por la ESA basándose en lo aprendido con los ATV.

El coste de desarrollo del primer módulo de servicio será asumido totalmente por la Agencia Espacial Europea, que saldará así los importes que le correspondería pagar por su participación en la Estación Espacial Internacional durante estos años, costes que en los últimos años venía pagando precisamente con el lanzamiento de los ATV rumbo a esta.

A partir de ahí, no es descabellado suponer que esta importante colaboración en el MPCV pueda asegurar que algún que otro astronauta de la ESA encuentre plaza en alguna misión de la NASA.

Karlos García

Karlos García es ingeniero en Grupo VegaMedia, y en sus ratos libres escribe disertaciones sobre tecnología e internet. Por eso siempre está en la nube.

¿Quieres comentar esta noticia?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.