Un partido legendario de Pau Gasol mete a España en los Juegos de Río y en la final del EuroBasket (80-75)

La semifinal de Pau Gasol ya es un clásico instantáneo. Una grabación a guardar en todas las videotecas. Los aficionados de buen paladar le contarán un día a sus nietos que un marciano de Sant Boi de Llobregat se echó a once tipos a la espalda y caminó con ellos a cuestas hasta la cima de un EuroBasket. En el altar de las grandes exhibiciones del baloncesto FIBA, lo del jugador de los Bulls en Lille fue inolvidable.

Su actuación, estratosférica (40 puntos y 11 rebotes), fue decisiva para que España venciera a Francia, prórroga mediante, por 80-75, devolviéndoles así a los actuales campeones de Europa la moneda de la pasada Copa del Mundo. Los de Scariolo se clasifican para la final europea y, de paso, obtienen el billete directo para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Bien en defensa y mal en ataque y en el rebote. Así comenzó el equipo español su puesta en escena en el Pierre Mauroy. Sergio Llull fue el encargado de arrimarse a Tony Parker, haciendo un trabajo excelente desactivando al ‘spur’.

Con uno de siete en triples, fue Pau Gasol (cómo no) el que sostuvo al equipo en la anotación, hasta que la entrada de Sergio Rodríguez dio a la Selección otro aire. España pasó su primera crisis (parcial de 6-13) y la solventó con cierta tranquilidad para concluir el cuarto inicial con 17-20.

esp-fra-gasol

En el segundo periodo, con Gasol en el banquillo por descanso, la zona defensiva funcionó, en buena parte gracias a un colosal Felipe Reyes. Tras el aumento de la dureza en defensa, la vuelta de Pau y dos triples de Rudy Fernández y Sergio Llull comenzaron a reportar réditos. España se adelantó mínimamente en el marcador (32-31) y acabó el cuarto con ventaja parcial (15-13). El global al descanso (32-33) seguía dentro de los parámetros que Scariolo tenía en mente.

Un triple de Nicolas Batum y la consiguiente contestación de su tocayo Mirotic, apagado hasta ese momento, inauguraron el tercer cuarto. El equipo español intentó seguir siendo fiel a la hoja de ruta marcada, con una máxima: no permitirse pájaras que abriesen una brecha peligrosa en el marcador.

Francia, sin embargo, volvió a dar otro estirón en el luminoso, hasta llegar incluso al 40-51 tras dos triples de Joffrey Lauvergne. Al final del tercer periodo, 48-56 y cierta preocupación en una Selección que se volvía a encomendar a la épica.

esp-fra-gasol3

Con Pau Gasol como único referente en ataque, España se volvió predecible ante unos ‘bleus’ con más fuentes ofensivas. La retaguardia cumplía su papel, pero en la vanguardia seguían los problemas y los puntos llegaban con cuentagotas. Pero cuando comenzaban a esfumarse el pase a la final y el sueño olímpico por la vía directa, los de Scariolo consiguieron un parcial de 10-0 en cuatro minutos que les devolvió la vida.

Ahí se erigió definitivamente un monumental Pau Gasol para sostener al equipo, bien secundado por un ‘Chacho’ Rodríguez que a falta de dieciséis segundos ponía el 66-63 en el luminoso. Un triple de Batum en jugada de pizarra de Vincent Collet, sin embargo, cerraba el tiempo reglamentario con empate. Cinco minutos de propina.

En la prórroga, bajo una tensión tremenda en el parquet, el equipo español supo sufrir, apoyándose en un Gasol inconmensurable. Con dieciocho segundos por delante y tres puntos de ventaja (78-75), una falta muy cándida de Claver sobre Nicolas Batum le dio al de los Hornets tres tiros libres. Pero ahí se acabó la suerte francesa. El ex de los Blazers erró los tres (el último, tirado a fallar buscando un rebote a la desesperada) y Pau remató la faena con un mate que redondeó su cuenta personal (40 puntos).

Martha O.

Nuestra especialista en temas Empresariales, de emprendimiento, asi como en redes sociales, cloud, y TIC.

¿Quieres comentar esta noticia?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.